La contestación al exhorto del juez Sebastián Casanello fue recibida hace diez días, pero se dio a conocer durante la jornada en la que el exempresario, encarcelado desde hace un año, debió someterse a unas pruebas de salud. 

Mientras Lázaro Báez se internaba para realizarse estudios por una arritmia, se supo que la familia implicada en la causa por la ruta del dinero K tiene una cuenta por 25 millones de dólares donde además de Lázaro, figuran como beneficiarios sus cuatros hijos: Martín, Leandro, Luciana y Melina.

Según el diario Clarín, la cuenta se abrió a través de la fundación panameña Kinsky, y complica en particular a Martín Báez, quien ya está procesado por esta causa y por los videos en La Rosadita. La fundación, junto con otras dos empresas fantasma que colaboraron, enviaron, por lo menos, 25 millones de dólares negros a Suiza. En Kinsky aparecen como directores Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco.

Mirá también  El Presidente recordó a las víctimas del atentado a la Embajada de Israel

Después de los estudios coronarios por una arritmia, los médicos del Cuerpo Médico Forense (CMF) confirmaron que Báez no tiene una enfermedad coronaria, por lo que Casanello ordenó que Báez vuelva a Ezeiza. 

Lo leiste primero en LaInterneOnline

Nuestro sitio no recibe subsidios ni pauta de ningún partido político.


Te Recomendamos


Notas más compartidas



Dejanos un comentario